Corks-crew

Mi madre nos dejó una mañana. Me acostó, me dio un beso y susurró un buenas noches. Mi padre nunca me dijo nada, ni…

Carne de prisión (y 2)

Pues aquí estoy, queridos lectores, arrancando una linda nueva etapa en mi vida. Aunque Los Angeles en un primer momento la encontré una ciudad…

Carne de prisión

Ja ja ja, ja ja ja, como me reía mientras ahorcaba con mis propias manos al cartero del pueblo. De acuerdo, para ser honestos,…